Lluvia

domingo, 27 de abril de 2008

 

Hay un olor a humedad, dulce y limpio en el ambiente que siento desde que bajo las escaleras. La noche esta apenas fresca. La lluvia cae suave y constante, con un ritmo que me tranquiliza.

Camino bajo el techo que hacen los balcones de los edificios para no mojarme. Oigo los autos pasar por la avenida. El sonido de las llantas se siente amortiguado por el agua.

La brisa humedece mi cara y mis brazos descubiertos. Mis pasos levantan el agua y mojan mis piernas desnudas.

Camino despacio, disfrutando de la noche incipiente que promete una lluvia continua que me acompañará en mis sueños.

4 comentarios:

Gustavo Camacho dijo...

He estado en una noche así,
pero no la pude percibir tan incipiente.
Quizás haya sido
por haberme quedado despierto
abandonado a la lluvia
que tamborileaba
en el alero
y despues en la calle
y después en la hojas de los árboles
y finalmente en mis ojos casi cansados.

Anónimo dijo...

Ozono,
ese olor intenso.

Tomás dijo...

qué bueno, a mí me encanta andar bajo la lluvia, dejarme acariciar por sus labios húmedos

saludos

Tomás dijo...

a mí me chifla la lluvia y he venido para pasearme contigo y porque te he dejado un regalito en mi hotel del alma, cuando puedas puedes venir a recogerlo, espero que sea de tu agrado, hay una super gala montada, música, barra libre etc.

Salu2