Del tiempo

domingo, 30 de marzo de 2008

 

La vida es fácil estos días. Transcurre a su tiempo.

Me gusta cuando el tiempo va así. Midiendo su ritmo sin que lo tengamos que restringir ni ordenar. No que se deje. El tiempo no está domesticado, como algunos animales. Nosotros nos acoplamos a él, o lo vemos pasar a su ritmo. No tiene remedio.

Hoy dejé que transcurriera sin limitarlo, sin correr tras de él, lo fui viviendo mientras avanzaba y lo disfruté. Como se disfrutan las mandarinas en diciembre o las jacarandas en abril.

Mañana, mañana tendré que correr para alcanzarlo, tengo que llegar a tiempo y tal vez no alcance a vivir cada segundo.

En cambio hoy, aunque esté por terminarse, sigo disfrutando del ritmo de este día.

4 comentarios:

TOROSALVAJE dijo...

Muchas felicidades Sylvana, y muchas gracias por acordarte de mí.

Felicidades al resto de premiados.

Besos.

Tomás dijo...

saludos amiga y mis felicitaciones a los premiados

un abrazo

Anónimo dijo...

La languidez del tiempo maleable.Ese dulce cosquilleo que producen los minutos que se malgastan.
Reducir o estirar el tiempo con el propio ritmo cardiaco.

A veces,pocas,le ganamos la partida al tiempo.Cuando ocurre rozamos la felicidad.

Un beso,Jano

Fernando Sarría dijo...

muchas gracias...no sigo la ureda porque esto se convierte en un correcalles de chapas...pero te lo agradezco en el alma...besos dulces.